La denominación arte rupestre de Valderredible hace referencia a un conjunto de iglesias y eremitorios excavados en piedra que se encuentran en dicho municipio del sur de Cantabria, en España. Aunque la mayor cantidad de conjuntos rupestres se encuentran en este municipio cántabro, también hay algunos ejemplos en municipios cercanos del norte de las provincias de Palencia y Brugos que se pueden vincular al mismo fenómeno.

Este grupo de construcciones eremíticas conforman uno de los mejores ejemplos rupestres de toda España y uno de los más importantes de Europa. Debido a este hecho la zona ha sido en ocasiones llamada “La Capadocia Ibérica”.

La llegada de los primeros monjes anacoretas a Valderredible se ha establecido tradicionalmente a partir del siglo VIII al X d.C.

Estas iglesias o eremitorios rupestres sirvieron como refugio para los eremitas y anacoretas que se trasladaron a este lugar. Algunos de ellos solo tuvieron función de vivienda, mientras que otros se utilizaron para el culto, manteniéndose esa función durante los siglos posteriores. Asociados a estas construcciones encontramos numerosos ejemplos de enterramientos excavados en la piedra. Algunos de estos lugares aun siguen siendo utilizados para el culto en la actualidad, como es el caso de la iglesia de Santa María de Valverde.

Iglesia rupestre de Arroyuelos.

Iglesia rupestre de Cadalso.

Iglesia rupestre de Santa María de Valverde.

Iglesia rupestre de Campo de Ebro.

Eremitorios rupestres del “Tobazo” en Villaescusa de Ebro.

Necrópolis de “San Pantaleón” en La Puente del Valle.

Complejo eremítico del “Cuevatón” en San Andrés de Valdelomar.

Eremitorios de “Peña Castrejón” y “Peña Horacada” en San Martín de Valdelomar.

Conjunto eremítico de “Los Ventanos” en Villamoñico.

Norte de Palencia